diumenge, 22 de novembre de 2009

"Petits arquitectes"

Avui afegeixo una notícia que vaig veure per a la televisió i que em va agradat molt, ja que el dia 17/11/2009 varem estar mirant una de les expossicions que oferien en el MNAC.

Aquest diumenge 22 de novembre s'ha celebrat una trobada de "Petits arquitectes", a la Sala Oval del Museu, que han construït la casa ideal amb l'ajuda d'un munt d'arquitectes podria ser el somni de qualsevol adult, però avui ha estat a l'abast dels més petits. En el marc d'una iniciativa que mira de fomentar l'arquitectura, el MNAC de Barcelona ha convidat 500 nens a imaginar-se la casa de la seva vida.

L'any passat es va obtenir un gran èxit de convocatòria, amb més de 400 nens participant-hi. En aquesta activitat, que enguany formarà part dels actes de l'Any Cerdà, han participat arquitectes i educadors amb l'objectiu de potenciar la imaginació i la creativitat dels nens a través de l'arquitectura. Aquest festival-taller ha estat gratuït, i han pogut participar nens i nenes de 7 a 12 anys. D'una manera lúdica, els arquitectes han animat els infants per tal que pensin i construeixin la maqueta de la casa dels seus somnis.

Els resultats han sorprès i molt els professionals.

Aquesta és una altra manera de jugar, en aquest cas, preparant pel MNAC. Una trobada de professionals i "petits arquitectes" que deixen volar la seva imaginació.

Iniciativa organitzada conjuntament entre el MNAC i l'associació Construint a la Sala.

2 comentaris:

  1. Toda inicitiava en favor de la educación de nuestros sucesores, no será más que la previsión de la preparación a nuestros herederos del legado que les vamos a pasar y del que nosotros ya recibimos el testigo. Utilizando este símil de una carrera de relevos, entenderemos fácilmente que de la preparación de los corredores que nos reemplazan dependerá el éxito que obtengamos. Es de justicia, que ante el incalculable valor del patrimonio que hemos heredado de anteriores generaciones, cuando menos, nos preocupemos por mejorar la calidad del mismo, no sólo en cuanto a la obligación de su mejor mantenimiento y conservación, sino en el cariño y conocimiento que del mismo tengamos y transmitamos.
    La implicación de los mayores en el Humanismo y la consideración de las Bellas Artes, no es más que la satisfacción egoísta de los placeres del alma, en lo que su percepción nos produce. Y por tanto, la idea del MNAC, de querer hacer particípes hasta el protagonismo, a los más pequeños en el mundo de la arquitectura, no se queda en la simple idea de la vivienda como ente primitivo de alojamiento, sino en la relación de la función con la forma, que inculca valores en estos pequeños, que van más allá del inmediato instinto de la supervivencia.
    Hoy donde los tiempos nos rigen por caminos cibernéticos, en donde la gente conoce el mundo por internet, compra en la página web y se enamora pérdidamente por messenger, requiere más que nunca que descendamos al mundo de los mortales. Sí, al tangible, aquel donde los materiales tienen no sólo formas que se pueden ver, sino texturas que se pueden tocar y colores que muestran su mutación en función de la intensidad de luz que se proyecte en ellos, y que nos permiten desarrollarnos en ellos a plena satisfacción. Nosotros los creamos para nuestro disfrute.
    En cualquier generación anterior que se precie, donde existió un armario de juguetes, siempre encontraríamos un balón, una muñeca, un tren, un parchís y un juego de arquitectura, en el que todos dejamos un día volar nuestra imaginación. Por eso, el jugar a arquitecto, no es nuevo. Es jugar a imaginar, a crear, y posteriormente a valorar y sentir nuestra obra. Y por ende, a considerar y respetar la de los demás.
    Plausible de todo punto, esta iniciativa del MNAC, repetida y ampliada, como las antiguas ediciones de las famosas enciclopedias, en las que al amparo del año Cerdá, fusiona la imaginación ingenua e ilimitada infantil con la pragmática y experimentada del profesional.
    Desde aquí, lanzar un sincero sentimiento de apoyo para todos aquellos profesionales que allí estuvieron, en representación de otros muchos, que ayer hubieran dado todo por estar en Barcelona, para poder mostrarle, aunque fuera a un reducido número de príncipes y princesas, lo que llevan dentro y poder colaborar con ellos en hacer realidad lo que guardan en su mente.

    El último discípulo de Cerdá

    ResponElimina
  2. Llegir aquest article és molt gratificant. Veure que encara hi ha gent que creu en la creativitat dels més menuts. Els infants són els que més poden crear, degut a que les seves realitzacions no estan limitades al món econòmic, tot el contrari, a una visió purament harmoniosa, senzilla i entusiasta.
    Pot ser, entre aquests 400 infants, hi ha hagut qui ha donat unes pautes que en un futur pròxim, es portin ha terme en els projectes d’alguns arquitectes.
    Felicitats per la iniciativa !

    Elias Cambeiro
    Professor de primària de L’Escola Sant Miquel (Barcelona)

    ResponElimina